Hazme creer en el amor by Rebeca Bañuelos (Beka Von Freeze) | | ACOSTA'S Kitchen

Hazme creer en el amor by Rebeca Bañuelos (Beka Von Freeze)

¡Querido, destino! ¡Hazme creer en el amor!

a

aa

(Fassbender nos pregunta con esa carita sobre el amor. ¿Cómo os quedáis, nenas?)

aa

Hazme creer. Devuélveme la fe.

aa

A mí, que soy una romántica de libro, que sueño con mi Edward Rochester y mi Mr. Darcy. Que me trago todas las películas románticas que hay en el mercado, una y otra vez, que sonrío con esos choques que parecen casualidades y lloro con las despedidas que nunca son para siempre y que se sitúan cuando está llegando el final de la historia, que suspiro con los mismos diálogos que me sé de memoria y las escenas tan predecibles.

a

(Quién quisiera ser Jane Eyre, para que Mr Rochester nos mirase así ¿no?)

aa

aa

(¿Qué romántica puede olvidar esa declaración bajo la lluvia? Estoy enamorada de

ese momento. Por eso adoro a Mr Darcy, y porque es muy puñetero durante

parte de la historia. Y me ponen los tíos que me vacilan y me dan cañita…)

aa

a

Hazme creer. A mí, que escribo novelas románticas y las vendo, que hago pulseritas de los hilos rojos del destino porque tenía esperanza de que funcionaran, aunque se me hayan roto unas cuantas.

aa

Destino… ¡Hazme creer en el amor de nuevo! ¡Por favor!

aa

Porque ahora lo veo todo negro.

aa

Nunca me gustaron los príncipes, siempre preferí los guerreros, y después de 10 años de relación al final también acabó destiñendo. Al igual que yo, que seguro también decepcioné durante mucho tiempo. ¡Nadie es perfecto!

a

Ahora mi corazón está cerrado por derribo. No quiere oír hablar del amor. ¿Para qué? Ya me cansé de fracasar, de ilusionarme, de dar de mí para que luego las cosas salgan mal. ¡Me faltan las fuerzas! A mí, que soy una guerrera en todo lo demás. Quizá lo que me falten son las ganas porque estoy harta de sentirme decepcionada.

a

Tras las rupturas siempre andamos deambulando en busca de respuestas que creemos que necesitamos. Después de nuestro fracaso en mantener el “amor de nuestras vidas”, cuando se acaba el “para siempre” que siempre soñamos y que pensábamos tener, nos replanteamos todo.

a

Soy Libra, de manual, y siempre tengo la maldita costumbre de comerme la cabeza intentando encontrar el equilibrio. Amor. ¿Qué es el amor? ¿Cómo no iba a buscar su definición?

a

Según San Google es un sentimiento de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea compartir una vida en común.

a

Destino. ¿A eso se reduce el amor? ¿A sexo salvaje y compartir la vida con alguien para no sentirnos solos? ¡No era eso lo que me habías vendido! ¿Para qué coño el flechazo de Cúpido?

a

Para eso con tener un folla amigo nos valdría. Y no nos decepcionaría, no nos dolería cuando se marchase, cuando todo se rompiese como pasa con el amor. Porque me basta mirarme en el espejo para saber que se rompe, me basta mirar a mi alrededor y tachar los fracasos, los matrimonios fallidos, para saber que ese amor aparentemente eterno caduca y se desvanece.

a

Con un amigo con beneficios tendríamos la complicidad necesaria para tener el sexo que nos deja exhaustos y relajados, y si la relación es muy buena también las charlas infinitas contándonos nuestros secretos, el ir a cenar y al cine, a tomar un simple café. Eso es vida en común ¿no? Aunque para sentirnos en compañía, completos, charlar de nada y reírnos de todo, tanto unos como otros, ya tenemos a nuestros amigos y amigas, no necesitamos el amor para eso.

a

El amor es algo muy grande para reducirlo a una atracción emocional y sexual y a una vida en común con aspiraciones a una familia y un hogar. O al menos para mí es así.

a

Porque…¿Qué sucede cuando nos damos cuenta de que no necesitamos compartir la vida con alguien para sentirnos completos? Porque nos tenemos a nosotros mismos, tenemos a nuestros amigos, nuestra familia, nuestra propia libertad, esa que ya no cederemos jamás para satisfacer a otra persona a cambio de una vida en común.

a

¿Qué sucede entonces? ¿Nos volvemos descreídos y realistas?

a

El romanticismo nos da una hostia en la cara cuando todo se desvanece y nos deja la realidad: que para siempre parece ser mucho tiempo.

a

¿Simplemente estamos dolidos por haber fallado en eso de mantener el amor? ¿Dejamos de creer en los cuentos de hadas y en los hilos del destino y lo vemos todo gris?

a

De verdad, que soy una romántica que siempre ha creído en el amor. Que creyó vivirlo cuando lo tuvo, que lo ha escrito y lo vende en sus novelas. ¿Pero dura más allá de las dos horas y media de una película o de las 300 páginas de un libro? Porque las películas terminan, al igual que las novelas, pero si viéramos como continúa con el paso del tiempo, ¿seguiría siendo igual ese amor que sienten los protagonistas? ¿Es verdad lo de: y fueron felices y comieron perdices?

a

¿Por qué están creciendo las rupturas, los divorcios, las infidelidades?

a

¿Existe el amor de verdad, el para siempre juntos, el respeto incondicional, el darlo todo por otra persona? ¿O es solo un puto espejismo que nos creemos para seguir soñando despiertos y pensar que nuestra realidad es la bomba?

a

¡Destino! ¡Hazme creer en el amor!

a

En ese amor incondicional que te cuida y que te protege, que te acepta tal y como eres y que no te cambia, que te hace caminar hacia adelante y no te lastra ni te corta las alas, con el que nunca te agobias, que te ayuda a aspirar a ser una mejor versión de ti misma. Ese amor al que nunca se le pierden las ganas, al que la rutina y los problemas le da más fuerza en vez de minarlo. Ese amor que crece más y más cada día en la misma dirección. Ese sentimiento puro, alocado y descontrolado que ahoga en el fondo del pecho y que va más allá de buen sexo y escapar de la soledad.

a

¡Quiero volver a creer en el amor! ¡De verdad! Pero es que cada día que pasa lo siento más difícil.

a

Quizá es que me falten las fuerzas, quizá es que me esté fallando la ilusión. Quizá es que mi corazón está cerrado por derribo y lo único que necesita es tiempo. O eso dice mi querida skjaldmö, Adrianna.

a

Destino, hazme volver a creer en el amor. Demuéstrame que hay un hilo rojo que me une a alguien que de verdad llegará para quedarse, para que pueda darle lo mejor de mí, para tener la oportunidad de no volver a cometer los viejos errores.

a

¡Destino, deja de ser tan cabrón y devuélveme la ilusión!

a

a

(¿Dónde estará mi puto hilo rojo? Lágrimas aquí…)

a

a

Con mucho cariño,

a

Una romántica de libro que ha dejado de creer.

a

a

Autora: Rebeca Bañuelos (Beka Von Freeze)

a

aa

a

Este post está escrito por un colaborador eventual. Si tú también quieres que posteemos tus textos, tus ideas, reflexiones, idas de olla varias... ¡lo que quieras! manda un correo a: acostaars@outlook.es con asunto: Acosta's Kitchen colaboraciones. ¡Te esperamos!
Categories: Colaboradores Eventuales

One Comment so far:

  1. Anónimo dice:

    date tiempo llegara….yo si creo en el amor y creo que algun dia le encontraras el tuyo te lo deseo de carazon

Este espacio web se alimenta de tus comentarios... Ñam,ñam. No es necesario que rellenes el formulario ni inicies sesión puedes comentar de forma anónima. ¡Gracias!

error: Contenido protegido, propiedad de ACOSTA Ars.