Cariño, ¿me has cogido el vibrador? By Jolie Courge | ACOSTA'S Kitchen

Cariño, ¿me has cogido el vibrador? By Jolie Courge

Estrenamos nuevo colaborador en la web y esperamos que sean muchos pero muchos los post que nos traiga.

a

¿Queréis conocerlo? Aquí va:

a

Jolie Courge

a

Psicóloga,Educadora y orientadora sexual y familiar, COACH SEXUAL y de pareja, y TUPERSEXERA
Face: https://www.facebook.com/search/top/?q=jolie%20courge
Instagram y Twitter: @Jolie Courge
Blog: http://joliecourgetupersex.blogspot.com.es/

a

Hace poco más o menos diez años, cuando mi hija mayor apenas tenía unos 6 meses, mis amigas y yo hicimos una reunión de tupersex en mi casa con una sexóloga maravillosa. Estábamos un poco perdidas, no sabíamos exactamente lo que nos íbamos a encontrar, a parte de los productos archiconocidos. Era para vernos, doce en mi salón, botellas de vino, picoteo, y ¡unos nervios! Parecíamos adolescentes a punto de salir a una súper fiesta de sábado.

a

Entonces llegó ella, nos puso firmes, empezó a sacar potingues y artilugios. Explicaba, comentaba, pedía opinión, preguntábamos dudas, nos contaba secretos………. Nos reímos, nos emocionamos, reflexionamos…. aquello no era una reunión comercial para comprar el último modelo de vibrador o el aceite con efecto calor más dulce, aquello fue, durante las varias horas que disfrutamos de ella, un taller de educación afectivo sexual para mujeres treintañeras .

a

Pasaron unos meses, y yo no podía dejar de dar vueltas a aquello que había ocurrido. En aquella época yo ya tenía el llamado por mi madre “Trabajo serio” , en el que otras cosas, me dedico a la educación afectivo sexual, y me surgía constantemente la pregunta, “¿por qué no , si yo quiero hacer esto también?”.

a

Lo hablé con mi pareja, con mis amigas, Las Magnificas…… y me lancé. Desde entonces, además de mi “Trabajo Serio”, que sí mamá, dedico parte de mi tiempo libre a las reuniones de tupersex, talleres femeninos y a escribir sobre sexo. ¿Por qué?, por hobby, porque creo que tengo algo que aportar, porque me rio y porque me encanta.

a

a

CARIÑO, ¿ME HAS COGIDO EL VIBRADOR?

a

¿Os habéis preguntado alguna vez qué pasa con los juguetitos que tenemos en las mesillas cuando no estamos en casa?, jejejejeje ¿ No?, pues toma, ¡ahora sí!

a

¿Qué creéis? ¿que se quedan dormiditos ahí, arrullados en sus propios gustitos esperándonos?, ¿que tienen vida propia?, ¿que alguna mano intrusa se introduce en el cajón y los coge?………. Sí, lo sé, esto último puede darnos un poco de grimilla, ¡qué coño! ¡de un poco nada!, ¡es mío, solo mío!

a

Pues sí, lo siento, a veces ocurre y ¿qué queréis que os diga?, pues que si lo pensamos y desterramos de nuestras cabezas la terrible idea de que solo se trata de meter algo por algún sitio, seguro que no nos parece tan mala idea. A ver, me explico, porque a estas alturas ya pensareis que estoy como un cencerro:

a

JUGUETITO + PENETRACIÓN = USO PERSONAL E INTRANSFERIBLE.

a

Pero…

a

¿JUGUETITO + IMAGINACIÓN = PENETRACIÓN. (¿A excepción del/a dueño/a?).

a

En el segundo caso a mí me parece que tiene su gracia, y si estoy yo delante más. Vale, ya sé que hay juguetes para tod@ y todo eso, y que cada cual con el suyo, y que si el permiso para cogerlo y tal, pero vamos a lo que nos ocupa, a la versatilidad de los juguetes eróticos, y es que a mí eso de que las cosas solo se puedan utilizar de una manera………. como que me rechina bastante, ¡que hay que echarle risas e ingenio a la vida! ¡Y al sexo también!

a

Por un lado, me parece lógico que se diseñen juguetes exclusivos para mujeres y para hombres, por aquello de la ergonomía, las características físicas de nuestros genitales y zonas erógenas, recovecos recónditos, puntos secretos y bla bla bla, pero vamos a jugar un rato y a encontrar usos que no son justo los estaban pensando sus creador@s.

a

Nuestras balas, nuestras mejores amigas las balas, pequeñitas y suaves, tan cuquis, tan monas, que hacen milagros en nuestros clítoris. ¿Qué pasaría si las ponemos a pasear por el caminito que empieza detrás de los testículos y acaba al llegar al ano? A más de uno puede provocarle una sensación tan intensa que no quiera repetir, pero también más de uno alucinará y se pondrá a cantar “ Mi jacaaaaaaaaaa, galopa y corta el viento……….”.

a

O colocarla entre las nalgas y a ver qué pasa. OJO, sin introducirla en el ano, que se va “ pa-dentro” ¡Y no vuelve!

a

O trazar dibujos en sus ingles, o…… ¡pensad, coño! ¡que no os lo voy a decir yo todo!

a

Otro ejemplo, los anillos vibradores, sí, esos que se colocan en el pene y tienen una batería o una balita que vibra para estimular nuestros clítoris. ¿Alguna vez habéis pensado en darle la vuelta? Sí, poner el foco de la vibración hacia abajo, en la base del pene y los testículos.

a

Pues tenéis que probarlo, en serio. Yo no tengo pene, pero por lo que sé, merece la pena. Por no hablar de las risas si el anillo en cuestión es rosa chicle, con conejitos y tal. Pensadlo, tiene su punto.

a

El huevo vibrador, ese que nos introducimos en la vagina y nos vamos por ahí dando el poder a quien lleva el mando a distancia….jijijijijijiji. ¡En el bolsillo de su pantalón!, claro que discreto, lo que se dice discreto no va a ser, jijijiji, pero siempre puede decir que es el móvil último modelo recién llegado del otro lado del mundo que le vibra. Bueno, mejor no, que seguro que lo saca para enseñarlo. Imaginaos si encima es delante de su madre y le dice:

a

Trae, hijo, que voy a llamar a la tía Paqui, a ver qué tal se escucha.

a

Y tú con el mando ahí, cambiando frecuencias, y modos de vibración y pensando, “ eso, eso, llama a la Paqui………..”.

a

Nuestros Rampantes, nuestros amores que vibran y rotan y tienen bolitas en su interior que van a su aire con vida propia. Nuestros amantes secretos…… que la primera vez que los ves no sabes si ponerlo encima de la tele para decorar, como si fuera una espada láser, probarlo o montar claras cual batidora. Imaginad ponerlo al mínimo de potencia y acariciar sus zonas erógenas con el, que si ese puntito en el cuello, que si un pezoncillo, que si la cosquillita que tiene justo debajo de la costilla derecha, e ir subiendo la intensidad, poco a poco, hasta llegar a partes más obvias……. ummmmm, pues no lo he probado, pero ya tengo una idea para la siguiente.

Pensemos, imaginemos, cojamos nuestras cajas de juguetes y démosles la vuelta. Igual no nos gusta, igual no sacamos nada en claro, puede que hasta os llegue a parecer ridículo, pero nos habremos reído y habremos jugado con complicidad. O ¿ no podemos aprender de l@s niñ@s que hacen con sus juguetes de todo menos para lo que estaban pensados?

Eso sí, que mi tanga nuevo con tira de perlas estratégicamente colocadas, ese, ¡QUE NI LO MIRE!

a

a

Autora: Jolie Courge

a

aa

a

Este post está escrito por un colaborador eventual. Si tú también quieres que posteemos tus textos, tus ideas, reflexiones, idas de olla varias... ¡lo que quieras! manda un correo a: acostaars@outlook.es con asunto: Acosta's Kitchen colaboraciones. ¡Te esperamos!
Categories: Colaboradores Eventuales

Este espacio web se alimenta de tus comentarios... Ñam,ñam. No es necesario que rellenes el formulario ni inicies sesión puedes comentar de forma anónima. ¡Gracias!

error: Contenido protegido, propiedad de ACOSTA Ars.