Bocadito del cuento El conjuro de Selene Moon Acosta {Es tiempo de Halloween} | | ACOSTA'S Kitchen

Bocadito del cuento El conjuro de Selene Moon Acosta {Es tiempo de Halloween}

Le toca turno al fantástico bocadito del cuento “brujeril” El conjuro, firmado por Selene Moon Acosta.

aa

aa

Disponible en la antología Es tiempo de Halloween: 

aa

aa

aa

aa

«Sí, también soy una bruja,pero es que el tema es que todas las mujeres son brujas y todos los hombres también,porque somos seres mágicos» .Yoko Ono.

aa

aa

31 de octubre de 2017, Madrid.

aa

aa

—En serio, Sara, que yo tengo mucho respeto a estas cosas y me dan como yuyu. Ya sabes qué pasó la última vez con Ramona La Gata —susurró Petra, quejosa y con voz asustadiza, haciendo mención así al pobre siamés que en aquellos momentos, y desde hacía meses, no paraba de mirar la esquina de una de las terrazas del chalé. Ella, por el contrario, no le quitaba ojo a la tormenta que caía incesante, empapando el césped del jardín.

aa

—Qué sí, ¡pesada! Uriana dijo que no tardaría en llegar del trabajo y que hoy era la noche perfecta para una de sus ideas, que ya la está tramando desde hace tiempo, y luego, querida, supongo que nos iremos de ¡fiestaaaaa! —enfatizó Sara eso último con un grito gracioso, mirando a la pelirroja desde el sofá—. Y no tengas miedo, boba, que no vamos a volver a utilizar la ouija. Nosotras somos más elegantes que antes y ahora tan solo usamos magia blanca, sin maldad alguna, ¿recuerdas? Y si te digo la verdad, bruijibella, tengo unas ganas locas de saber si se harán realidad los conjuros de esta noche. Necesito apoderarme del don de la belleza eterna —manifestó esta vez, haciendo palmitas como una niña pequeña.

aa

—Sí…, sí, el don de la belleza dice aquí su majestad —se mofó Petra, mirando a la morenaza de pelazo azabache para así captar su atención y hacerle una reverencia. Seguidamente, se encaminó a la mesa para coger su copa de vino.

aa

La mencionada mesa estaba dispuesta para el disfrute de los suculentos manjares repartidos en ella. Una cena que prometía diversión por los cuatro costados, ya que las recetas tenían que ver con la temática de la noche de Halloween, y eso a ellas, tan frikis como eran, les encantaba. Cuando Uriana, Sara, Carmen y Petra se habían conocido en la universidad de Madrid, se habían prometido que una vez acabaran los estudios se reencontrarían y vivirían juntas.

aa

Fue allá por el 2007, en un despampanante concierto al aire libre de Linkin Park en Madrid, y bajo los efectos de mucha cerveza, donde descubrieron que eran diferentes al resto y se bautizaron a sí mismas como stregas22.

aa

Uriana al salir de trabajar recogió en el aeropuerto a Anastasia, la hermana pequeña de Sara, que también guardaba en sus adentros ese toque especial que compartían las demás, aparte de ser una alocada suiza que recién estrenaba la veintena y vivía enamorada de las Harley. Llegaba junto a Carmen, una cordobesa la mar de salada y amante de las chirigotas, que había ido a visitar a unos amigos.

aa

Uri aparcó el coche en el garaje de casa con un cabreo de mil demonios, ya que en el trabajo no habían querido cambiarle la guardia y, por lo tanto, hoy se perdería cierta parte de la diversión.

aa

«Cosas de ser enfermera y tener un grano en el culo encima», pensó, pero bien sabía que se la devolvería a Julián hasta con intereses.

aa

Todas bajaron del coche y entraron al chalé a través del garaje interior.

aa

Sara fue la primera en asomar la cabeza desde la cocina, llevándose una gran sorpresa al ver a su hermana. Corriendo, se lanzó a por ella en modo de placaje, y eso que no habían pasado ni cuatro meses desde la última vez que se habían visto.

aa

—Sara, siempre tan intensa mi aaarrrma, que vas a aplastar a la muchacha —soltó Carmen con ese desparpajo andaluz que a todas las hacía reír.

aa

Petra, la más observadora de todas, bajó las escaleras que conectaban el piso de arriba con este y, como si no hubiese un mañana, achuchó a las recién llegadas. Miró a Uriana, que estaba un poco fastidiada, y la cogió de la mano. Ambas se fueron directas al salón, donde ella le sirvió una copa de vino, y solo mirándose a los ojos se lo dijeron todo.

aa

aa

22. (It) Brujas. 

aaaa

aa

Sigue leyéndolo junto a otros cuentos comprando tu ejemplar en Amazon, Kobo, Itunes, Barnes & Noble y GooglePlay

aa

aa

Categories: Sello Editorial Bocaditos

Este espacio web se alimenta de tus comentarios... Ñam,ñam. No es necesario que rellenes el formulario ni inicies sesión puedes comentar de forma anónima. ¡Gracias!