Rayas de diálogo | | ACOSTA'S Kitchen

Rayas de diálogo

Uno de los fallos más comunes a la hora de escribir un texto suele ser el de la puntuación y las mayúsculas en las rayas de diálogo. Conozco gente con una ortografía prácticamente perfecta, pero que resbala en este tema como si paseara por aceite con suelas deslizantes. Y no es que me extrañe porque, primero, si quieres consultar el tema en el Panhispánico de Dudas de la RAE, pues te va a pasar lo que pasa siempre que acudes a la RAE: que no te enteras; y segundo, porque ni las propias editoriales parecen tenerlo claro, así que si te pones a fijarte en los libros, pues la llevas clara.

aa

 Y la verdad es que es bastante simple… Una vez que lo pillas.

aa

Creo que con ejemplos será más fácil, así que, a ver si consigo explicar este tema de una vez y que se entienda. Allá vamos.

aa

Para empezar, en castellano se usan rayas. Ni guiones, ni listas, ni muchísimo menos comillas. Rayas. Esto, para entendernos (—) Esto no (-). Y esto ( _ ) ni en broma.

aa

Vale, así que, cada vez que vayamos a poner un diálogo, pues para empezar, ponemos la raya.

aa

            —Hola.

aa

El texto va en mayúscula, claro, y pegado a la raya. Hasta aquí, facilísimo.

aa

 Sigamos. Los diálogos llevan acotaciones, que son las intervenciones del narrador. Si la intervención del narrador empieza con un verbo de habla, va en minúscula.

aa

            —Hola —dijo Juan.

aa

Fijaos en la estructura: (raya) (diálogo) (espacio) (raya) (verbo de habla).

aa

Todos los verbos de habla van en minúsculas tras la raya de cierre de diálogo. TODOS. Dijo, preguntó, contestó, explicó, expuso, repuso, repitió, gritó, masculló… Es probable que si escribís con Word, este se empeñe en poner el «preguntó» en mayúsculas tras la raya, vaya usted a saber por qué, pero no le hagáis ni puñetero caso. El corrector ortográfico de Word es, en el mejor de los casos, idiota.

aa

Creo que está claro, ¿verdad? Verbo de habla, minúscula. Fácil.

aa

Pues no. Porque hay verbos de habla que no lo son exactamente. Y aquí es donde empieza a complicarse la cosa. Un ejemplo:

aa

            —Hola —sonrió Juan.

aa

Está claro que «sonrió» no es un verbo de habla… ¿O sí lo es? Pues puede serlo, cuando el sentido es «dijo sonriendo». Y lo mismo pasa con un montón de verbos más: reír, ofrecer, suspirar, llorar… Funcionan como verbos de habla, aunque no lo sean, por tanto van también en minúsculas.

aa

Claro que también pueden funcionar con su propio significado y entonces van en mayúsculas, pero ya llegaré a eso, paciencia.

aa

Vale. Hasta aquí creo que no debería haber problemas: si la intervención del narrador usa un verbo de habla, va en minúsculas y no hay ningún signo de puntuación antes de la raya de diálogo.

aa

Pero, a veces, el narrador interviene para describir una acción. El diálogo se interrumpe y el narrador toma la palabra. Por ejemplo:

aa

            —Hola. —Se acercó y le estrechó la mano.

aa

En este caso, hay un punto (vale, a veces no, pero por ahora quedaos con eso) después un espacio, la raya de diálogo y el narrador entra en mayúscula. Si el personaje vuelve a hablar después de la intervención del narrador, hay una raya de cierre.

aa

            —Hola. —Se acercó y le estrechó la mano—. ¿Cómo estás?

aa

Fijaos que va un punto DESPUÉS de la raya de cierre. Estos signos, ya sean puntos, comas o dos puntos, siempre van DESPUÉS de la raya.

aa

            —Hola —dijo Juan—. ¿Cómo estás?

aa

            —Hola. —Juan se acercó, le estrechó la mano y dijo—: ¿Cómo estás?

aa

            —Hola —dijo Juan—, no te había visto.

aa

La cosa se va complicando, pero creo que sigue siendo relativamente fácil. Demos un paso más. Lo que os comentaba de los verbos que a veces funcionan como verbos de habla y a veces no.

aa

Si el personaje dice algo suspirando, pues eso:

aa

            —Hola —suspiró.

aa

            Pero si lo dice y después suspira:

aa

            —Hola. —Suspiró.

aa

Y lo mismo para reír y demás. Si habla riéndose, minúsculas. Si habla y después se ríe, pues punto, espacio, raya y la intervención del narrador en mayúsculas.

aa

No tiene más truco que eso: saber cuándo es un verbo de habla o cuando es una acción. Nada más. Si es verbo de habla, minúsculas y ninguna puntuación antes de la intervención del narrador. Si es verbo de acción, punto antes de la intervención y mayúsculas en ella. Y si el diálogo continúa, la puntuación final va siempre después de la raya. Listo.

aa

Sólo una excepción: pensad que las interrogaciones y las exclamaciones ya llevan punto, así que no hace falta ponerlo.

aa

No es:

aa

            —¿Cómo dices?. —Se levantó indignado.

aa

Es:

aa

— ¿Cómo dices? —Se levantó indignado.

aa

Un último apunte: las rayas de diálogo también se usan para enmarcar los comentarios del transcriptor de una cita textual («No puede ser —comentó el director—, que sigamos así».) que, por cierto, en castellano van entre comillas. Los británicos piensan o citan en cursiva. Nosotros no. Nosotros usamos comillas. Y una cosa más sobre las comillas, ya que estamos: los hispanoparlantes usamos comillas angulares o latinas («»). Las inglesas (“”) las usan ellos, o nosotros cuando entrecomillamos dentro de una cita que ya va en comillas. Y las simples (‘’) pues calculad: cuando hay un entrecomillado dentro de un entrecomillado dentro de una cita que ya va en mayúsculas. Ya, ya sé, no se entiende un pijo, pero es más o menos así:

aa

            «Juan me dijo: “Hola, ¿has llevado el ‘cacharro’ al taller”?».

aa

Como decía, no tiene más trucos. Pero os dejo un resumen con los «casos», por si las moscas:

aa

            —Hola —dijo Juan.

aa

            —Hola —dijo Juan—. ¿Te apetece una copa?

aa

            —Hola. —Se levantó y le estrechó la mano—. ¿Te apetece una copa?

aa

            —Hola —dijo Juan—, no sabía que habías llegado.

aa

            —Hola. —Se levantó y dijo—: ¿Te apetece una copa?

aa

            — ¿Cómo estás? —preguntó Juan.

aa

            — ¿Cómo estás? —Se levantó y le estrechó la mano.

aa

aa

Categories: Chocolate y correcciones By Silvia Barbeito

Este espacio web se alimenta de tus comentarios... Ñam,ñam. No es necesario que rellenes el formulario ni inicies sesión puedes comentar de forma anónima. ¡Gracias!