¿Adictos al dolor? By Beka Von Freeze

aa

aa

aa

Queridas criaturitas de escarcha…

aa

Mientras la noche se aproxima, y el regusto del último café muere lentamente en mi boca, nado en el pasado y me da por remover viejas cenizas…

aa

¿Por qué nos cuesta tanto marcharnos de dónde nos hacen daño?

aa

Es algo que me pregunto a menudo. Solo con retroceder la vista hacia atrás y mirar hacia mi alrededor…se enciende la bombilla.

aa

A veces vamos acumulando errores, callamos, pensamos que todo va a cambiar y a mejorar a la mañana siguiente, y sí, a veces ocurre, pero lo que va mal…acabará mal. Más tarde o más temprano. Cosas del destino.

aa

Otras  queremos pensar que solo es una mala época, y cuando nos damos cuenta estamos llorando otra vez, mirando por la ventana, sin comprender qué nos ata en realidad a un lugar determinado cuando ya nada funciona como nos gustaría.

aa

Cuando, con el tiempo, nos marchamos de ese lugar donde ya no nos nace estar, vemos todo de otro modo, con un prisma diferente, como si encontrásemos la luz. Y sin embargo, no dejamos de rallarnos e intentamos hallar el motivo por el que hemos aguantado tanto.

aa

Nos duele aceptar que no hemos sido todo lo guerrer@s que deberíamos, que por miedo y por falta de autoestima hemos preferido hacer como si no pasara nada, y ahí llega la oscuridad…

aa

Y esa oscuridad asfixia. Porque somos conscientes de que hemos perdido mucho tiempo en el lugar equivocado. Y si algo marchita al ser humano es el no poder recuperar el tiempo malgastado.

aa

¿Será que somos adictos al dolor, que nos cuesta abandonar aquello que nos rompe el corazón?

aa

Ya lo dice Ambkor en su canción Libre.

aa

«Así es la vida de jodida, que te da y te quita. Es como el buen sexo: a más daño, más nos excita…»

aa

Quizás es que precisamos sufrir porque al menos sentimos algo que nos rompe para creernos vivos aunque estemos tristes. Quizá porque tememos a los cambios, a no ser capaces de salir adelante, a no llegar a ser la persona que queremos ser…

aa

¿Por qué después, cuando somos felices, caemos en la trampa de recordar lo mal que lo hemos pasado y no aprovechamos del todo el presente con pensamientos que nos arañan y ya no nos llevan a ningún sitio?

aa

Creo que en el fondo somos unos adictos al dolor. Que nuestro carácter de supervivientes nos hace luchar a contracorriente por algo que sabemos que está destinado al fracaso pero que por cabezonería o tontería no cerramos el capítulo ni quemamos el libro.

aa

aa

aa

aa

Y que al final, nos mecemos entre la melancolía porque cuando todo está tranquilo en nuestra alma, cuando sonreímos sin parar, no estamos acostumbrados a esa falta de intensidad. Por eso incluso cuando todo nos va bien, miramos de reojo a la vida, esperando a que llegue algo que cambie nuestra suerte y nos haga perder otra vez.

aa

¿Por qué somos adictos al dolor?

aa

Porque no acabamos de creer que nos merecemos ser felices. Que el tiempo de lágrimas ya terminó.

aa

Hasta la próxima reflexión, criaturitas. Un beso escarcha. 

aa

aa

Categories: Escárchate By Beka Von Freeze

Este espacio web se alimenta de tus comentarios... Ñam,ñam. No es necesario que rellenes el formulario ni inicies sesión puedes comentar de forma anónima. ¡Gracias!

error: Contenido protegido, propiedad de ACOSTA Ars.